Blogia
Derechos Humanos Ahora!

CUBA: LA REALIDAD NO CONTADA

Por Osvaldo Piñero, especial para ARGENPRESS

La cuestión de los derechos humanos

Desde 1987, los Estados Unidos presentan cada año una resolución contra Cuba en la Comisión de Derechos Humanos de Ginebra. Redactada en Washington, se promueve ahora por varios países latinoamericanos, bajo la orden del gobierno estadounidense, por cuestiones de relaciones públicas y de estrategia política.

En efecto, la inmensa mayoría de los anteriores textos propuestos fueron rechazados por la Comisión a causa de su carácter factual incompleto y de su contenido tendencioso y arbitrario. Considerar a Cuba como una dictadura, como el último régimen no democrático del continente americano, se ha vuelto casi un truísmo de primera dimensión que las transnacionales de la información presentan como una realidad indiscutible.

Este punto de vista se considera tan verídico que ningún análisis de la problemática cubana parece necesario. Desde luego, tiene su puesto en el abanico mediático, eminentemente selectivo, de las opiniones aceptables. La mayor parte de los juicios emitidos para con la Isla del Caribe provienen de un arsenal de opiniones preconcebidas, cuidadosamente alimentado por la propaganda estadounidense desde el triunfo de la Revolución en 1959.

El contexto histórico en el que Cuba ha construido su destino como nación independiente y soberana es bastante elocuente. Incluso antes de la derrota del dictador Fulgencio Batista en enero de 1959, el gobierno de Eisenhower había tomado la decisión de impedir la victoria de los revolucionarios cubanos.

Apenas pasados algunos meses, el 15 de abril de 1959, el vicepresidente estadounidense Richard Nixon, luego de un encuentro con Fidel Castro, había concluído en un memorando enviado al Departamento de Estado que era el ¨hombre que había que matar¨. A finales del año 1959, aviones procedentes de La Florida bombardeaban constantemente la Isla destruyendo refinerías, quemando cañaverales, e incluso atacando trenes de pasajeros. Desde aquella fecha, Cuba ha sufrido un número infinito de ataques terroristas organizados y financiados por los exiliados cubanos de ultraderecha de La Florida y la administración de Washington.

No existe otro equivalente histórico de semejante ofensiva por parte de la primera potencia mundial contra una pequeña nación del Tercer Mundo. Esos parámetros deberían constituir el primer capítulo de cualquier estudio serio sobre la Revolución Cubana.

En consecuencia, las agresiones llevadas a cabo contra Cuba ya no se cuentan y la gama de los medios utilizados es impresionante.

En 1971, la CIA y unos exiliados cubanos emplearon el terrorismo bacteriológico, con la introducción en el país de la fiebre porcina, enfermedad viral extraña al hemisferio americano. Esa plaga tuvo consencuencias desastrosas para la economía con la matanza de medio millón de cerdos, fuente principal de proteínas de la Isla. La epidemia fue calificada por las Naciones Unidas como ¨el evento más alarmante del año¨.

En 1981, el dengue hemorrágico, otra enfermedad desconocida en el Nuevo Mundo, afectó fuertemente a la población cubana causando 344.203 víctimas, entre las cuales 158 perdieron la vida, de ellas 101 niños.

Aquella atrocidad cometida por la CIA y los extremistas cubanos de Miami se reveló como la más asesina de todas, pero no fue la única. A eso se añade el sangriento atentado cometido el 6 de octubre de 1976 contra un avión comercial cubano procedente de Barbados en el cual fallecieron 73 personas. En 1997, una ola de atentados ensangrentó los centros turísticos de la Isla.

En total, más de 300 asaltos terroristas se perpetraron contra Cuba y costaron la vida de millares de ciudadanos insulares. Así, Cuba tuvo que enfrentar una invasión militar en abril de 1961, una amenaza de agresión nuclear, una guerra biológica y el terrorismo internacional, además del bloqueo económico, financiero y comercial impuesto por Estados Unidos desde febrero del año 1962.

Todo eso en nombre de la libertad y de la democracia.

La mentira tiene patas cortas

En octubre de este año el rechazo mundial al bloqueo económico impuesto por el imperio a Cuba ascendió a su nivel más alto, al pronunciarse 185 de los 192 miembros de las Naciones Unidas a favor de que Washington suspenda esa medida coercitiva y genocida.

En una sesión de la Asamblea General para votar por decimoséptimo año consecutivo un proyecto de resolución que pide a Washington el cese del bloqueo contra Cuba, Albania se unió a los 184 estados que en el 2007 se pronunciaron a favor de ese documento.

Para más, Estados Unidos solo fue secundado esta vez por Israel y Palau en su oposición al proyecto de resolución, al no poder contar con Islas Marshall, la cual prefirió abstenerse, al igual que Micronesia, dos pequeños territorios que han estado sometidos a presiones de Washington.

En síntesis, 185 países apoyaron la resolución cubana lo cual manifiesta un contundente rechazo en la ONU la política genocida de Estados Unidos hacia Cuba.

En más de 45 años de estado de guerra, ni un solo caso de tortura, de desaparición o de asesinato político ha sido reportado por los organismos internacionales con respecto al gobierno de La Habana. Jamás desde 1959 se ha matado a un periodista. Aun el Departamento de Estado norteamericano confirma en un informe del 2000 que no hay ¨desapariciones o asesinatos por razones políticas¨ en la Isla.

Esa acta es excepcional si uno se digna a otorgar importancia a la historia latinoamericana desde 1945, con sus legiones de desaparecidos, sus torturas en serie y sus genocidios.

Sí, se puede

Cuba ha alzanzado un nivel de desarrollo humano sin precedentes en la historia de la humanidad. Enfrentada a una estrangulación económica incesante y a incontrolables ataques de toda especie, insoportables desde el punto de vista financiero, ha conseguido un grado de justicia social inigualado hasta ahora.

La tasa de analfabetismo para América Latina es de un 11,7% y de 0,2% para Cuba. La tasa de mortalidad infantil es de 32 por mil para América Latina y de 6,2 por mil en Cuba. La esperanza de vida al nacer es de 70 años para América Latina y de 76,5 años para los cubanos.

La tasa de escolarización en la educación primaria, hasta los 11 años, es de un 92% para el continente latinoamericano y de un 100% para Cuba. La tasa de escolarización en la enseñanza secundaria, hasta los 14 años, es de un 52% para América Latina y de un 99,7% en Cuba. El 76% por ciento de los niños latinoamericanos alcanzan algún nivel escolar mientras que el 100% de los cubanos lo alcanzan.

El número de médicos para 100 mil habitantes es de 160 para América Latina y de 590 para Cuba. La tasa de población entre 15 y 49 años infectada por el virus del SIDA para un millón de personas es de 65,25 para América Latina y de 15,6 para Cuba. El Comité Económico y Social de la Unión Europea escribió en un informe de 1997: ¨Estas cifras son excepcionales entre los países en vía de desarrollo¨.

Es a partir de esos datos que debería empezar cualquier debate razonable, franco e íntegro, desprovisto de todo envilecimiento doctrinal, sobre los derechos humanos
.
--------------------

Para responder este mensaje, sigue el enlace de abajo:

/www.facebook.com/n/?inbox/readmessage.php&t=49058096032

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres